IMSS: camino a la muerte

103

Por Erik Huerta
Madero, Tam. – La ineficencia, ineptitud y negligencia manchan una vez más la institución que nació el 19 de enero de 1943 con la apariencia que sería un modelo de salud para los mexicanos y que con el paso de los sexenios presidenciales ha mermado la atención en toda la extensión de la palabra, sobre todo por conflictos de intereses entre administración y sindicato.
Este tipo de conflictos sindicales, por la lucha por obtener el coto del poder ha ocasionado la merma de atención médica y hospitalaria que a la postre sitúan al Instituto Mexicano de Seguridad Social en el camino más rápido a la muerte.
No se trata de un solo caso. Son ya miles, sino que millones los que han fallecido a causa de la negligencia médica en todos sus hospitales de la República Mexicana.

Dra. Evelyn Sánchez, Jefa de cirugía general.

Para muestra de un botón se registra un nuevo caso de negligencia médica en el hospital regional número 6 de Ciudad Madero, en el que una mujer llega con una llaga en la espalda y termina por complicar su salud a causa de la negligencia hospitalaria.
Se trata de Julia Campos Vázquez de 66 años de edad quien el 22 de diciembre fue internada en el nosocomio y pese a las instrucciones médicas urgentes, éstas no fueron acatadas generando la brusca recaída de salud.
En primer término, se le practicó una cirugía para disminuir la afectación en el área comprometida.
Sin embargo, posteriormente la atención se relajó al grado de dejarla en el olvido. El cuerpo de enfermería señalaba que no se le brindaba atención debido a que no era de su competencia. Es decir, la paciente debió ser internada en el piso siete y no en el quinto. Por ende, no les correspondía brindarle la atención.
Familiares por más que pidieron la atendieran ante la mermada salud que ya era visible, nada se hizo. En el piso siete no había espacio y los doctores correspondientes no se hacían cargo por no estar en el sitio que le correspondía.
Doña Julia no comía y no bebía líquidos debido a problemas que no revelaron, lo que hizo que su condición empeorara y tras una semana sufriera de deshidratación y hasta inanición.
Llegó al grado y pese a los reclamos de sus hijos, que la paciente ya no aceptaba medicamentos por la vía intravenosa, motivo por el cual se practicó un catéter directo al corazón.
Sin embargo, con ello, empeoró un más su salud. Se entubó para recibir alimentos y líquidos, pero su condición había mermado demasiado.
«Definitivamente hay buenos doctores, buenos especialistas, pero hay otros que no tienen el más mínimo compromiso con la vida de otros. Que ahora como dice la canción – la vida no vale nada-«, dijo Alejandro Cruz, hijo de la hoy fallecida.
Doña Julia Campos fue internada en el el referido hospital el 22 de diciembre, se encontraba consciente, pero con una herida por llaga en la parte baja de la espalda.
Se le practicó una cirugía para eliminar los tejidos comprometidos. La atención fue inmediata, pero posterior, se relajó debido a los conflictos internos entre sindicato y administración.
-«Su madre se murió porque hubo mala comunicación de la familia»-, «me dijo la jefa de cirugía general Evelyn Sánchez. Ella hasta se burló de la condición de mi madre. No es justo que se dé ese tipo de atenciones por parte del personal médico. Hay quienes no tienen el menor tacto con quienes sufren. Son inhumanos algunos, no todos», dijo Julia Cruz, hija de la occisa.
Julia Campos falleció el viernes poco antes del mediodía, luego de contraer una neumonía dentro del centro hospitalario a causa de la falta de aislamiento a los virus.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here